canta ícaros

Cambridge Analytica

¿Por qué te debe interesar?

Publicado: 2018-03-28


Ha llegado un momento donde la paranoia contra el robo de datos ya no sirve, pues sentimos que no pasa nada si subimos una foto para que nos muestren nuestra cara del sexo opuesto, total es divertido. Los que no lo hacen son unos amargados. Justamente eso es lo que han logrado que pensemos porque, nadie quiere ser un amargado públicamente ¿verdad?

Por otro lado sentimos que nosotros no nos creemos noticias falsas. Todos sentimos que somos eruditos e inmunes a ellas. Total, nuestra inteligencia es superior a la del promedio (todos sentimos, de alguna manera, que es así) y cuando compartimos algo falso decimos “por si acaso” o “es divertido, no pasa nada”. Ese pensamiento que ya se nos ha inculcado es triunfo, justamente, de quienes manejan la gran masa de datos personales. Han conseguido maneras de que los entreguemos sin cuestionar y de que no nos sintamos en peligro. Total, decir dónde estás, con quienes y haciendo qué puede ser inocente. No me van a convencer de que vote por alguien así ¿verdad?

Lo cierto es que en alguna mentira fabricada caemos. Tal vez somos doctos en ciertos temas pero no lo podemos ser en todos. Así, por ejemplo, es posible que no creamos que la llegada del hombre a la Luna sea un montaje, o que la cáscara de chirimoya es la cura definitiva contra el cáncer. Sin embargo un día leemos que existe un tratamiento nuevo para la osteoporosis y ponemos like o alguien publica un lacrimógeno mensaje sobre el cáncer que dice que solo los verdaderos amigos lo copiarán en sus muros, el resto son inhumanos. Yo no quiero ser inhumano, por lo tanto lo copio en el muro y me siento bien porque estoy apoyando. No importa en qué, parece que apoyo y eso es suficiente.

El punto importante es que no es culpa tuya caer en la mentira. No puedes pasarte la vida investigando o siguiendo las fuentes debido a que la vida misma te ha sometido a que te falte el tiempo. Y ese es justamente el punto en el que se basan estas empresas de captura de datos: no vas a tener el tiempo necesario para poder investigarlo todo. Entonces en algún punto te van a caer.

Es simple: pones, a lo largo de los años decenas de fotos tomando gaseosas light. De pronto te aparecen noticias sobre el consumo de estas gaseosas y su incidencia con el cáncer. Luego, pasado unos años, aparecen noticias sobre una cura milagrosa o una mágica protección que, posiblemente, ahora tu quieras comprar. Al inicio serán dientes de ajo pero, con el tiempo y el interés en la lectura, comenzarán a aparecer pastillas de esencia de ajo y no habrás notado la relación.

¿Se podrá detener este tsunami aparentemente incontenible de información falsa? No se sabe. Lo que está claro es que, por ahora, viene ganando largamente la batalla y los problemas como los de Facebook y Cambridge Analytica serán meras anécdotas mientras más importante para nosotros sea poner fotos de nuestra comida para que nuestros amigos vean lo exitosos y felices que somos. Un escenario que ni la distopía más alucinada imagino: el condicionamiento voluntario.


Escrito por

daso (Daniel Subauste)

Mulero convertido


Publicado en

Rincón del Insomnio

Un pequeño rincón donde se escriben ideas trasnochadas de noches sin poder dormir.