primer round

Ni siquiera deberíamos hablar del aborto

Publicado: 2016-03-13

Veía la pelea desatada en las redes sociales entre los llamados "pro vida" y los denominados "pro derechos de la mujer". Evidentemente nadie en este mundo es "pro aborto". Nadie quiere matar bebes y es lo primero que tenemos que comprender. 

Supongamos que hay un personaje en la televisión al que le preguntan. 

¿Tocaste indebidamente a un menor de edad? 

Sí.

¿Robaste cien mil dólares del banco?  

Sí.

¿Traficas drogas?  

Sí.

¿Has asesinado a alguien?  

Sí.

Dicho esto en cámaras el resultado sería que, posiblemente saliendo del canal, a este personaje lo esperasen un par de policías o, como mínimo, el lunes estaría teniendo que ir a una comisaría a explicar lo que ha afirmado en TV. Sin embargo hoy pudimos escuchar lo siguiente:

"¿Te obligó Jean Francois a abortar? 

Sí.

Olinda Castañeda contó que en 2012 quedó embarazada, pero Francois Dietlin le dio la espalda. "Al final terminé decidiendo con él que no lo tengamos. Fue horrible, Beto, ir a un lugar clandestino, una oficina tan fría. Fue lo más traumante que he podido pasar en mi vida. (...) Me dolió horrible, pensé que mi vida se acababa. Pensé que con esto me iba a ir al infierno. Fue demasiado feo", contó entre lágrimas la modelo." *Fuente Peru21

Según el código penal este es un delito. Ni siquiera ha prescrito. Símplemente a nadie le parece muy terrible en realidad. No he visto que lleguen policías a arrestarla por semejante confesión. Casi es, legalmente, como si hubiera dicho que tiene un cadaver en una maleta. Es más, describe y acepta que cometió el delito y que lo hizo con la complicidad de otras personas, entre ellas un doctor. 

El problema con el tema del aborto es que no importa que estemos a favor o en contra las mujeres van a seguir abortando. Es un tema muy complicado de controlar. Incluso, como podemos ver, ellas pueden confesar el crimen ante una cámara de TV y a nivel nacional y no van a ir a la cárcel. Ni siquiera van a ser procesadas. Pruebe usted decir, por ejemplo, que vende drogas a niños en TV nacional para que vea en cuánto tiempo usted está en una celda. 

Ni siquiera deberíamos hablar del aborto. Estamos haciendo las cosas, como siempre, en desorden. Queremos tratar el tema del aborto como si fuéramos Francia o Dinamarca. Para poder hablar de despenalizarlo o no, tendríamos que hacer lo siguiente:

1.- Dejar de ser el país con mayor índice de violaciones en la región. No podemos hablar de lo ilegal que es el aborto por violación cuando las mujeres son violadas impunemente y las cifras nos dan un lugar de horror. 

2.- Tener un sistema coherente de apoyo a las víctimas de violación con un servicio eficiente de ayuda psicológica, médica y de adopción de niños. 

3.- Quitarle el tema religioso. Lamentablemente orando no evitamos las violaciones y mucho menos los embarazos no deseados. 

4.- Tener un sistema de educación sexual y abastecimiento gratuito de anticonceptivos para jóvenes de tal nivel que podamos decir que una joven embarazada es irresponsable y no debería matar un bebe. 

Lo que no podemos tener es una pelea moral y ética sobre una realidad que es digna del horror. Si no solucionamos primero la raíz del problema perdemos el tiempo haciendo marchas multitudinarias ya que, ojo, las mujeres van a seguir abortando. Esa marcha no va a evitar que una sola mujer aborte. Si evitamos que las violen y las educamos posiblemente no tengan esa necesidad porque, en primer lugar, no van a quedar embarazadas. Pero bueno, podemos seguir marchando y considerando un éxito que miles de personas caminen condenando el aborto mientras que miles de mujeres siguen abortando sin ser condenadas y mucho menos ayudadas. 


Escrito por

daso (Daniel Subauste)

Mulero convertido


Publicado en

Rincón del Insomnio

Un pequeño rincón donde se escriben ideas trasnochadas de noches sin poder dormir.