VacúnateYa!

El epílogo de un Peugeot

El terror de los talleres y las marcas nuevas. 

"Los débiles tienen un arma: los errores de los que se creen fuertes."

Georges Bidault

Publicado: 2013-11-07

He estado viendo que se ha vuelto algo más común que la gente cuente sus malas experiencias con los carros nuevos y las casas autorizadas. Me alegro que al fin las personas estén dispuestas a hablar sobre ese problema pues huérfanos de leyes claras que nos protejan solamente nos queda "pasarnos la voz al respecto". 


Este post va a ser extremadamente largo pero será de utilidad para aquellos que quieran estar advertidos de la investigación que he realizado y que tiene como fuentes mecánicos que han pedido no ser mencionados para no perder sus trabajos y que se solidarizaron con mi caso, talleres que van desde la avenida Iquitos, Intihuatana y Canadá que para mí eran zonas desconocidas y que decidí recorrer para descubrir qué era lo que pasaba, y he aquí lo que descubrí. 


Creo que le debo este epílogo a todos aquellos que estuvieron pendientes de la historia de un Peugeot 206 con la computadora malograda. Hoy al fin pude recorrer el camino a mi trabajo como no podía hacerlo desde hace algo de ocho meses. Muchas personas me han escrito desde entonces preguntando por la solución final y es por eso que no quería dejar pasar el cierre sin contarles qué es lo que pasó.


Luego de los hechos iniciales donde contaba la historia de este carro y su continuación luego de la respuesta de la distribuidora de la marca que conllevaba una inexactitud que me vi obligado a aclarar y habiendo ya cerrado la historia he venido a contarles qué es lo que aprendí.


¿Cómo lo arregle?


Luego de divagar por muchos talleres que me recomendaron, preguntando por el problema, caí en manos de un taller recomendado por un amigo. El taller es Auto France en la cuadra dos de la avenida Canadá. Por supuesto que temía que vaya a ser una nueva historia de terror con todo el tema de los talleres que no son los "oficiales". Pues debo decir que quedé muy contento por las siguientes razones:


-A diferencia de Braillard me hicieron un diagnóstico donde me indicaron que solamente era una pieza la que se necesitaba cambiar. El presupuesto resultó casi la tercera parte. El diagnóstico fue exacto a la primera y me dijeron "no se preocupe que su carro va a quedar bien" y el carro quedó bien. 


-Me explicaron con sumo detalle las posibilidades respecto al carro y lo que podía pasar y no con la pieza (la computadora) a cambiar. Me dijeron que tuviera paciencia pues las computadoras tienen que buscarse con cierto cuidado pues no es como cambiar una llanta. 


-Me atendió directamente el dueño del taller, el señor Cesar Altamirano y su hijo Alejandro que se encargaron de solucionarle el problema al carro, programarle las llaves y dejarlo funcionando. No me regalaron un leoncito de peluche pero me regalaron tranquilidad, un buen servicio y un carro funcionando que era todo lo que yo quería. 


La víctima


Esta es la famosa computadora que se tuvo que cambiar. 


La famosa computadora


Al respecto puedo decir dos cosas: la primera es que las operaciones que le hacen al carro respecto a la computadora es en realidad un proceso bastante simple donde mediante un cable USB la conectan con una laptop donde tienen un programa de Peugeot que hace un proceso de "scanning" a la computadora. Ah y por cierto venden el equipo para hacerlo por Internet. Así que cuando te digan que le tienen que hacer un "scanning" a tu carro es que lo van a conectar como un teléfono celular cualquiera. 


Algo como esto es lo que se ve. 


La sospechosa


Resulta que una computadora solamente puede fallar por tres razones (en general)

1era: Vino mal de fábrica.

2da: Le conectaron algún dispositivo electrónico que toma corriente o envía información a la computadora y ha sido mal conectado. Puede ser una radio, una alarma, un cd player, etc. 

3ero: Un choque que deje el carro destruido y sea por el lado dónde está la computadora y que haya sido de tal magnitud que logre golpear el blindaje de la computadora. 


En este caso el carro solamente tenía uno de estos tres elementos. Braillard le había instalado una alarma que pasaré a mostrar en este momento.


Made in Taiwan (no sé si eso es malo)



Misterioso mar de cables



ahora que me fijo esa instalación es "sospechosa"


Como podemos ver la instalación es algo "criolla". Resulta que las alarmas no son necesariamente "malas" pero digamos que es una alarma de algo de 120 soles como pueden ver. La marca es Prestige. Según me dicen los mecánicos esas alarmas no son necesariamente la desgracia pero su instalación puede traer la muerte de la computadora. Un detalle adicional. Las marcas recomiendan alarmas originales o de ciertas marcas. Prestige no suele ser una de ellas por lo general y se les llaman "genéricas" (pueden sacar sus cuentas).


Si llegaste hasta aquí te cuento "chismes" que es conveniente saber. 


De las marcas


Aquí hay algo muy interesante. Resulta que las marcas no tienen procesos estandarizados. Hay mucha diferencia en una marca según el lugar donde el auto ha sido ensamblado. En mi caso, todos los conocedores del tema, me dicen que un Peugeot 206 ensamblado en Argentina es "malo" y tiene varios problemas conocidos. Es por ello que ciertos modelos no se ensamblan en Argentina y sí en Europa. El código del motor es el que tiene el secreto en este caso y mi código indica que es un 206 ensamblado en Argentina lo que hace que, para los conocedores (incluso de otros países que me escribieron), sea un carro condenado a las fallas. Lo mismo pasa en muchas marcas y es algo que no se comenta por lo que hay que preguntar y confirmar el origen de ensamblado del carro y los comentarios al respecto. No basta que tu carro sea de una marca, tienes que confirmar dónde lo ensamblaron.


Digan lo que digan las marcas, resulta que Perú es un mercado microscópico comparado con lo que venden en otros lugares. Es por eso que hay que tener cuidado con dos cosas: el número de quejas sobre una marca no es relevante debido a que pocas personas hablan y si vendes diez mil carros puede tener diez quejas mientras que otra marca puede vender cien y tiene cinco quejas. Para las marcas europeas el Perú es un lejano y pintoresco país que les compra un 0,01% de sus ventas por lo que no se van a angustiar mucho porque alguien tenga una caja de cambios rota. Si lo que pasa aquí pasara en otros países sería otra la historia. Es por eso que escuchamos de otros países donde las marcas terminan llamando a todos los afectados para solucionar sus problemas. Eso no pasa aquí pues no somos relevantes ( por supuesto las marcas dirán que cada uno de nosotros es importante ). No puedo decir que en todos los casos sea así pero, según los entendidos del tema, somos un mercado muy pequeño ( esto habría que contrastarlo pues siempre escucho que el mercado automotriz crece como la espuma). 


Por otro lado me cuentan que la garantía no es como nosotros pensamos. El que exista un concesionario en Perú no significa que tengas la garantía de la marca. 


¿Cómo?.


 Pues según me cuentan la marca da una garantía y tiene ciertas reglas. Según me dicen en cuanto el concesionario le instala una alarma de 120 soles es muy posible que la casa ya no se haga responsable de ese carro y la garantía recae en el concesionario que, finalmente, evitará asumir el costo y adivinen a quién se lo van a cargar: adivinaste, a ti. Evidentemente este dato dependerá de la marca pero es bueno averiguar las condiciones de la garantía de la marca que puede ser diferentes que la de los concesionarios. Un mecánico francés me dijo que una alarma barata es motivo para que ninguna marca responda por ese carro. Dice que hay una lista de componentes recomendados que suelen ser "originales". Sin embargo no he podido confirmar si la alarma Prestige que instalaron está entre las "aceptadas". Según me lanzan el dato las alarmas originales cuestan algo de US$400 (vs 120 soles). 


De los concesionarios


Un amable mecánico que trabaja en un taller de un concesionario oficial me contó algunas cosas:


El trabajo de mecánico es de alta rotación. Muchos de ellos aprenden un poco sobre una marca y algunas veces se van a hacer su propio negocio. Es por eso que te puede tocar un mecánico "capo" o un "inútil". Las capacitaciones no son necesariamente las mejores y es por eso que te pueden hacer instalaciones "dudosas". Algunas casas incluso compran parabrisas y partes robadas (cosa que ya hace que me parezca Macondo esto). Nunca me dijeron la marca por lo que no puedo acusar a nadie. 


Por otro lado resulta que para los concesionarios su prioridad no es cuidar la marca, ni cuidar el cliente, la prioridad es la rentabilidad. Es por eso que su misión es aconsejarte que cambies piezas como loco y que le hagas todos los tratamientos habidos y por haber. Las palmadas en la espalda es al que vende más cosas. Ellos no solamente ganan por mantenimiento sino por cambiarte partes de a pocos. Es por eso que a los 20,000km te están recomendando cambiar el (poner nombre de pieza cara que suele tener 50,000km de vida).


En mi caso eso explicaría el soporte de motor que me hicieron cambiar a los 15,000km cuando es una pieza que se destruye a los 100,000km y con un trato regularmente rudo y por supuesto el presupuesto diciendo que tenía que cambiarle varias piezas por más de 11,000 soles. 


Evidentemente todo esto me lo han contado pidiendo que ni los mencione para no perder sus trabajos y aquí lo pongo como "leyenda" aunque a mi me suena coherente


Si seguiste hasta aquí te voy a contar algunas cosas un poco más locas. 


El examen de admisión 


Los mecánicos de los concesionarios van a tomarte un "examen de entrada", van a "medirte" para ver cuánto pueden engañarte. Para ello, ante una falla, te van a dar un diagnóstico absurdo. Algunas de las claves son:


"Es normal en estos modelos"

"El problema es la manera como maneja usted"

"Es el (cualquier pieza) que afecta el (cualquier otra que no tiene nada que ver)"

"No es nada, es normal y con el tiempo se ajusta solo"


Si uno no sabe de mecánica y acepta ellos se frotan las manos pues podrán venderte muchas piezas originales innecesarias hasta el día que te parezca sospechoso. Otro punto importante es que ellos saben que algunas piezas que están mal van a aguantar hasta la salida de la garantía pues de esa manera el costo se le pasa al usuario final y no al concesionario (sobre todo por que la casa matriz hace rato que no asume la garantía). 


Misoginia y abuso a las mujeres


Cuando una mujer entra al taller es motivo de fiesta pues se asume que las mujeres no saben ni dónde va el aceite y es a las que más se les puede hacer "uy, esto es... (poner el nombre de una pieza costosa)" y son las que con mayor facilidad "sueltan el billete". Eso sí, hay que tener cuidado pues si uno "se excede" llega el esposo muy molesto y puede ser un problema. 


Contrabando al por mayor


Finalmente, parte de esta cadena de locura, me dicen que está prohibido traer repuestos usados. Pues no te preocupes, hay toda una red de gente que trae piezas que va desde miembros de las fuerzas armadas hasta personal de la aviación comercial. Basta que tengas el código de la pieza y ellos la buscarán por ti. Es ilegal pero te puede costar hasta un 25% del costo de la pieza "puesta en Lima".  Y con lo que pasa con los concesionarios esta red de contrabando se convierte en realidad en los Robin Hood del parque automotriz peruano y no queda más que decir "gracias!". Sin ellos posiblemente mi carro estaría aún tirado en la puerta. 


El Poder Judicial


Pues resulta que en el Poder Judicial poco es lo que puede conseguir. El manejo de la justicia es en base al dinero. Me comentan que uno le puede pagar a alguien para que traspapele el expediente o para que lo ponga al fondo de la fila y te atiendan luego de que se instale la colonia terrestre en Marte. En este ambiente suele ganar el que más dinero tiene. Quiero que veas el edificio de los que te vendieron el carro y te preguntes ¿cuánto puedes invertir en pelear'. El truco, me comentan, está en dilatar el proceso lo más que se pueda hasta quebrarte y dejes de quejarte. 


Siempre se asume que las personas se aburren, se olvidan, lo dejan pasar y bajan la cabeza. 


¿Cuánto es verdad y cuánto leyendas? 


Lo cierto es que esto me lo han ido contando muchas personas y he ido averiguando de a pocos. A mi, personalmente, me suena bastante coherente. No es posible que los carros se caigan a pedazos aquí mientras que en otros países los alaban por su excelente rendimiento. 


Me encantaría tener el poder para decir que todo esto es así pero lo cierto es que solamente es lo que he podido averiguar entre averiguación y averiguación por arreglar mi carro. Lo único que puedo hacer es contártelo para que estés alerta y no tengas que invertir en un carro que debería estar nuevo (tiene actualmente el mío algo más de 23,000km y ya tiene un soporte de motor cambiado, tres baterías y una computadora cambiada).


¿Cuánto hay de verdad y cuánto de leyenda? no lo sé pero dejo el cierre de mi historia para que te sirva y no te pase. Mis consejos finales:


Guarda todos los documentos. Es lo único que te protege en caso de "Comunicados Oficiales". Pide que los resultados y diagnósticos te los den por escrito siempre. 


No temas contar lo que te pasa. Yo sé que es intimidante, créanme que lo sé, pero contarlo es la única manera de ayudar a que otros usuarios sepan lo que pasa y no sufran lo mismo que tú. Yo personalmente espero que las personas sean felices con lo que compran y es por eso que cuento mi historia. 


Y así termino esta historia, conociendo mucho más de carros y esperando que las personas estén advertidas y reaccionen más rápido de lo que yo lo hice. No es justo que pasemos por todo esto sin saber qué hacer o como reaccionar. Viendo que otras personas ahora se quejan cuando son maltratadas y son atendidas inmediatamente creo que mi objetivo ha sido cumplido. Si pude mover un milímetro la conducta de los consumidores y de los concesionarios para bien, me doy por bien servido. 



Escrito por

daso (Daniel Subauste)

Mulero convertido


Publicado en

Rincón del Insomnio

Un pequeño rincón donde se escriben ideas trasnochadas de noches sin poder dormir.